Lifestyle

lifestyle

Dentro de la empresa lo importante son las personas. En cualquier tipo de entidad, el factor humano es la clave para que la actividad se desarrolle con éxito.

En contraste con la formación clásica, cualquier proceso formativo ha de convertirse en un espacio único de transformación en el que los protagonistas han de ser los propios participantes. Venimos de un modelo en el que los formadores acuden a las entidades con una serie de contenidos pedagógicos elaborados para implementar sesiones formativas prediseñadas acerca de conceptos previamente estructurados.

Se trata de trans-formar.  El empleado, líder, equipo… ha de vivir la experiencia de una forma totalmente experimental, de tal modo de que los contenidos generen el empoderamiento del usuario de cualquiera de nuestros procesos. No proporcionarles reglas, sino generar los espacios necesarios para la creación de las mismas tomando como únicos protagonistas a los implicados en el propio proceso.

Sin duda, el aprendizaje vivencial es el motor de cualquier tipo de cambio interno que llevará al empleado al desarrollo de sus propias herramientas en pro del aumento de la cohesión, la sensación de pertenencia, y por tanto la productividad, dentro de la familia empresa a la que pertenezca.